21 de abril de 2024

Desconocidos que mataron a joven cristiano solo robaron su celular

Compartir

Entre lágrimas y silencio se encuentra la casa de José Manuel Gómez Jiménez, de 38 años, quien murió a tiros la noche del jueves cuando durante un alegado asalto en el kilómetro 32 de la autopista Duarte.

Gómez Jiménez, quien trabajó como camionero en una fábrica de cemento, falleció junto a Javier Fernández Jesús, de 28 años de edad, ambos amigos y compañeros en una congregación evangélica.

Según explicaron sus familiares, Jiménez salió de su casa en horas de la noche de ayer, acompañado de Fernández Jesús, a buscar un vehículo que se encontraba en un taller para utilizarlo en una actividad religiosa.

Su pareja, Carolina Cuevas, dijo que los autores de este lamentable hecho solo le robaron el celular.

La madre del fenecido, Germanía Jiménez, estaba devastada por la pérdida de su hijo, situación que la mantiene en un bloqueo emocional lleno de impotencia y dolor.

“Él no tenía enemigos, ¿por qué me lo mataron?. ¿Por qué no se llevaron todo y me lo dejaron vivo? Ay, no se llevaron nada…”, vociferaba Jiménez con tristeza.

Gómez Jiménez se entregó durante sus últimos cuatro años de vida a los caminos del señor, priorizando en su estilo de vida las actividades de su iglesia.

Tiene una bebé de poco más de dos meses.

Su pareja sentimental, Carolina Cuevas, desde hace 11 años, calificó al padre de su hija como un ser humano servicial y amable con todos.

“Él fue un ser humano simpático, amable y servicial”, dijo con una voz débil.

El cuerpo de Gómez Jiménez, al igual que el de Fernández Jesús, están en posesión del Instituto Nacional de Ciencias Forenses (Inacif), donde realizan los análisis correspondientes.

Los familiares movilizarán sus restos hacia el sector El Brisal, Pedro Brand, donde residía, para realizar los actos fúnebres.


Compartir